Saltar al contenido

La prueba de la rana

Uno de los acontecimientos más importantes a lo largo de la vida de una familia es la llegada de un nuevo miembro.

Desde tiempo inmemoriales las mujeres han querido saber lo antes posible si se han quedado embarazadas. Los test de embarazo existen desde siempre, pero hasta este momento eran simples supersticiones sin ninguna base científica, y si la tenían era de casualidad (como la prueba del trigo y la cebada). La prueba casera de la rana fué el primer test de embarazo científico.

Por ejemplo, la primera prueba de embarazo de la que se tiene constancia es la prueba del trigo y la cebada, atribuida a los egipcios consistía en orinar en semillas de trigo o cebada y decían poder averiguar de esta forma el sexo del niño. Más tarde se inventaron pruebas como la prueba casera con lejía, que igualmente no tenía ninguna base científica.

Orígenes de la prueba de la rana

Miles de años después, en el siglo XX, en 1930 un científico llamado James Collip descubrió la presencia de la hormona hGC en las embarazadas. Este científico anteriormente también trabajó en el aislamiento de la insulina. Este fué el primer paso para la elaboración de métodos fiable para detectar el embarazo.

A partir de ese descubrimiento los investigadores Lancelot Hogben, Zwarenstein y Shapiro desarrollaron la prueba de la rana. Se dieron cuenta que si inyectabas orina de una mujer embarazada y esta tenía suficiente concentración de la hormona a las 24 horas la rana ovulaba.

Lo bueno de esta prueba es que no solía matar a la rana y esta se podía volver a usar 40 días más tarde, por lo que era una prueba muy económica y bastante fiable, por lo que era muy habitual en hospitales.

Esta prueba se estuvo usando durante 40 años, hasta que en la década de los 60 se empezaron a desarrollar las pruebas de detección de la hormona, es decir, los actuales test de embarazo.

Hoy en día se sigue usando esta prueba en algunas zonas latinoamérica.

Antecedentes de la prueba de la rana: La prueba del conejo

La prueba de embarazo del conejo
¿Como se realiza la prueba del conejo?

Os he mentido un poco acerca de la prueba de la rana, realmente no fué la primera prueba moderna, basada en el descubrimiento de las hormonas. Fué la segunda, la primera fué la prueba del conejo de Friedman.

En el año 1930 el doctor Friedman desarrolla esta prueba que comparte las mismas bases que la prueba de la rana. Se trata de observar los cambios producidos en un conejo hembra al inyectar orina de una mujer embarazada.

Una vez que le inyectaban la orina se formaba en el ovario de la coneja unos "cuerpos lúteos". Hay quien piensa que esta prueba mataba al animal, pero no era estrictamente así, el problema es que si querías ver si se forman estos cuerpos debías matar al animal, pero la inyección de orina no lo mataba.

Por tener que matar un conejo en cada prueba es por lo que se sustituyo esta prueba por la prueba de la rana, más rápida y económica al no tener que matar el conejo. También de esta prueba viene la expresión de "El conejo a muerto", referida a cuando alia negativa la prueba.

Cómo realizar la prueba de la rana

La popularidad de esta prueba se debió a su facilidad y a su coste, únicamente era necesaria una rana, una jeringuilla y orina de la posible mujer embarazada. Los pasos a seguir eran los siguientes:

  • Obtener orina de la mujer
  • Inyectar la orina en la rana
  • Esperar 24 horas y ver si la rana ovulaba.

Como es lógico, si hay que esperar a que ovule la rana debe ser hembra.

La prueba del sapo: la evolución de la prueba de la rana

La prueba de la rana, aunque efectiva seguí siendo muy lenta, por lo que se continuó desarrollando hasta que en el año 1947, un científico argentino, Galli Mainini, observó que si se inyectaba la orina en el saco linfático dorsal de un sapo y esta tenía la suficiente concentración de la hormona hGC el sapo eyaculaba en tres horas.

Parece mucho tiempo, pero era la primera vez que se conseguía saber si una mujer estaba embarazada en menos de un día. Hoy en día, los test de embarazo te dan un resultado en 5 minutos, pero para aquella época era un plazo muy corto.

Las consecuencias de la prueba de la rana

La prueba de la rana, o más bién el fin de la prueba de la rana tuvo consecuencias inesperadas y puede ser un ejemplo de cómo el ser humano puede dañar el entorno sin darse cuenta.

Para realizar la prueba de la rana, al igual que para la prueba del sapo no valía cualquier especie de rana, era necesaria la Rana africana de uñas, "Xenopus Laevis" y se daba el caso de que estas ranas venían habitualmente infectadas de un hongo letal para muchos otros anfibios.

Al desarrollarse los nuevos test de embarazo los hospitales liberaron las ranas en campos cercanos, provocando que dicho hongo se extendiese por la zona.

Por este motivo y otros casos similares las autoridades intentan controlar el tráfico de especies hacia zonas de donde no son autóctonas.

¿Quieres saber si estás embarazada? Pasate por nuestro test online de embarazo y sal de dudas
Resumen
Fecha de la revisión
Articulo revisado
La prueba de embarazo de la rana
Puntuación del autor
51star1star1star1star1star